26

by darribas

In this days where emails longer than 2 sentences for something non-work-related are almost romantic, I’ve got one ending by “…I’m really glad you’re in this world, Dani…”; in which an iPhone has more computing power than the most powerful computer from last decade, “somebody” gave me yesterday a calculator that has no single electronic component; and last, the most subversive one, in an era where hate is becoming common currency, signs of love have come from all over the planet, from the desert in Phoenix to the jungle in Thailand or the lovely Amsterdam and Seoul. This is really something.

GRACIAS

[En estos días que corren, en los que un email de más de dos frases que no tenga que ver con el trabajo es casi romántico, hoy me ha llegado uno que terminaba diciendo “…me alegro de verdad de que estés en este mundo, Dani…”; en esta era en la que un iPhone tiene más capacidad de proceso que el ordenador más potente de la década pasada, “alguien” me regaló ayer una calculadora sin ningún componente electrónico; y por último, lo más subversivo, en un mundo en el que el odio se está convirtiendo en la moneda de cambio habitual, muestras de amor han llegado desde todas partes del planeta, desde el desierto de Phoenix hasta la jungla en Tailandia, pasando por los maravillosos Amsterdam o Seúl. Algo va bien.]

Advertisements